¿Quién fue el Rambam? 

Rambam, acrónimo de Rabi Moshe Ben Maimon, también conocido como Maimónides, nació en el año 1135 en el seno de una influyente familia de Córdoba (España) y falleció en Fustat (Egipto) en 1204. 

Descendía de rabinos muy conocidos como profesores y jueces en sus comunidades. Maimónides ha sido uno de los líderes más respetados en la historia de los judíos tanto por sus trabajos como comentarista de la literatura bíblica, como por filósofo y médico. 

Dos de sus obras más conocidas son: El Comentario de la Mishnah, Mishneh Torá (el código de la legislatura judía) y el tratado filosófico “La Guía de los Perplejos”. Varios sabios judíos dijeron: “Desde Moisés hasta Moisés nadie ha sido como Moisés”. Esto quiere decir que ningún sabio desde Moisés (el líder del los Judíos durante la salida de Egipto) hasta Maimónides, ha alcanzado la sabiduría del Rambam. 

La familia de Maimónides abandonó Córdoba, cuando él tenía diez años, huyendo de las persecuciones religiosas por parte de los almohades. Vagaron por España durante 12 años y recalaron en Fez (Marruecos) hasta el año 1165. De Marruecos continuó su camino hacia Israel, donde se quedó solo unos meses, asentándose, finalmente, en Egipto. A pesar de sus numerosos traslados, Maimónides aprovechó al máximo su tiempo para estudiar la Torá (la Biblia), filosofía y medicina pero también otras ciencias como astronomía, física y matemáticas. También escribió varios libros. 

Cuando falleció su hermano David y para poder mantener a su familia y a la familia de su hermano, empezó a ganar su sustento con la práctica de la medicina. Continuó escribiendo y así llegó a ser uno de los pilares más importantes de su generación para las comunidades judías del mundo entero. 

Recibía numerosas preguntas de todas las comunidades del mundo y Rambam se hizo muy famoso por las respuestas que envió a todos los países donde vivían judíos, estas respuestas son conocidas como “las Responsas del Rambam”. 

Era tan respetado que llegó a ser Nagid, líder de la comunidad. Rambam escribió varios tratados de medicina: Reseñas de Galeno, Tratado sobre las hemorroides, Guía para el cuidado de la salud, Tratado sobre el asma, Respuestas médicas, Tratado sobre la vida sexual y el fortalecimiento de la virilidad, Los venenos y sus antídotos, Los nombres de los medicamentos. 

Según Maimónides, la salud humana no depende sólo de la salud corporal sino también de la salud mental y espiritual. 

Sólo un equilibrio entre estas tres partes garantiza un estado de bienestar. Él se dedicó mucho a la prevención de enfermedades combinando una dieta equilibrada (las reglas dietéticas de Maimónides son muy conocidas y mantienen su validez hasta hoy día) y la práctica diaria de ejercicio físico. Lo que llamamos hoy día medicina preventiva, era, para Rambam, uno de los pilares de sus enseñanzas. No obstante, él no sólo se dedicó a la medicina sino también a la ética médica y la relación médico-paciente y médico-médico. 


De entre sus legados de medicina cabe destacar la, aún vigente, plegaria del médico: “Dios, llena mi alma de amor por el arte y por todas las criaturas. Aparta de mí la tentación de que la sed de lucro y búsqueda de la gloria influyan en el ejercicio de mi profesión. Sostén la fuerza de mi corazón para que esté siempre dispuesto a servir al pobre y al rico, al amigo y al enemigo, al justo y al injusto. Haz que no vea más que al hombre en aquel que sufre. Haz que mi espíritu permanezca claro en toda circunstancia: pues grande y sublime es la ciencia que tiene por objeto conservar la salud y la vida de todas las criatura.” “Concédeme, Dios mío, indulgencia y paciencia con los enfermos obstinados y groseros. Haz que sea moderado en todo, pero insaciable en mi amor por la ciencia. Aleja de mí la idea de que lo puedo todo. Dame la fuerza, la voluntad y la oportunidad de ampliar cada vez más mis conocimientos, a fin de que pueda procurar mayores beneficios a quienes sufren. Amén”